Entrevista a Gorka Maneiro en Diario 16.

Publicado por el 30/07/2017. Categoría: Nota de prensa

A continuación la entrevista a Gorka Maneiro, portavoz de la Plataforma ahora en Diario 16.

“El PSOE parece que sigue sin entender que izquierda y nacionalismo son conceptos antitéticos”

  • ¿Quién es Gorka Maneiro?

Un ciudadano comprometido dispuesto a seguir peleando por mejorar la sociedad en la que vive. Un idealista. Una persona muy amiga de sus amigos a la que le encanta leer y escribir, la política y aprender cada día escuchando a quienes saben más y tienen más experiencia.

  • ¿Qué diferencia a un niño crecido en el País Vasco a finales de los 70 y principios de los 80, de uno nacido en el resto de España?
En lo fundamental, supongo que casi nada. Sí es cierto que yo viví muy de cerca el terrorismo de ETA y eso condicionó mi vida, no tanto porque me atacara directamente a mí como porque atacaba a la sociedad en la que vivía y, sobre todo, porque surgió de la propia sociedad vasca y parte de ella lo justificó durante décadas. Cosa contra la que había que rebelarse y pelear y yo, como ciudadano comprometido, humildemente lo hice, como otros muchos. Por tanto, eso me condicionó.
  • ¿Dónde nace su interés por la política?

Seguramente fue la actividad de ETA la que me hizo tomar partido e involucrarme, además del nacionalismo vasco, su negativa a luchar contra ETA y su pretensión de dividir a la sociedad. Esa atmósfera y el hecho de que mis padres me inculcaran desde niño, que lo que ocurre a nuestro alrededor nos ocurre también a nosotros. Siempre me trasladaron esa sensibilidad social y la preocupación por los demás. Y que ante las injusticias, hay que mojarse. Cualquier cosa menos lavarse las manos.

  • Usted sufrió en el año 2000 un ataque con cocteles molotov por parte de la Kale Borroka, ¿Qué supuso aquel atentado en su vida?

La confirmación de lo que ya sabía: quien osara enfrentarse a ETA, corría serio peligro de ser perseguido o asesinado. Pero esto ya lo sabía antes del ataque, el cual no hizo sino involucrarme todavía más en mi compromiso ciudadano. Es decir, ETA me ataca porque me rebelo contra ella y sus servicios auxiliares. Pero aquel atentado tiene una importancia residual. 850 personas fueron asesinadas, miles fueron heridos y muchos miles más tuvieron que irse de su tierra. Lo que me ocurrió a mí fue un tema menor.

  • Comienza a formar parte primero del PSE. ¿Por qué?

En aquel momento era el partido más cercano al que me encontraba. Al fin y al cabo, siempre me he considerado progresista y de izquierdas y me han preocupado siempre las cuestiones sociales, la desigualdad y las injusticias. El asunto es que el PSOE parece que sigue sin entender que izquierda y nacionalismo son conceptos antitéticos y creo que este es de verdad el gran problema de España: la ausencia de un partido socialdemócrata ubicado en el centro izquierda que anteponga la igualdad a la identidad.

  • ¿Con qué idea se creó Unión Progreso y Democracia?

Con la idea de impulsar los cambios y las reformas que los dos grandes partidos políticos, PP y PSOE, se negaban a impulsar: desde la reforma de la ley electoral hasta la despolitización de la Justicia, pasando por la reforma del modelo autonómico o medidas a favor de la regeneración democrática. Además, España estaba amenazada por los independentistas que pretendían (y pretenden) romper el Estado… y sin Estado no puede haber ni ciudadanía ni Estado del Bienestar. Esos problemas se mantienen hoy día pero hay otros.

  • UPyD fue el primer partido moderno a nivel nacional, que planteo la ruptura del eje izquierda-derecha. ¿Qué se buscaba con aquello?

Llamar la atención sobre el hecho cierto de que hay ideas que no corresponden exclusivamente a la izquierda o a la derecha, algunas de las arriba indicadas, sin ir más lejos. Por eso se acuñó el término de la transversalidad. El problema es que algunas sí se relacionan más con la izquierda o la derecha. Y que, como escribió Giovanni Sartori, en la política de masas, el eje de la izquierda y la derecha es como una brújula: nos orienta y nos ancla a algo. Lo que no se puede ser es un sectario, eso nunca.

  • ¿Cuál fue el principal objetivo de UPyD?

Regenerar la democracia, luchar contra algunas mentiras instaladas como ciertas en la opinión pública, incomodar a los acomodados y a los acomodaticios, romper tabúes, ensanchar la democracia, mejorar la vida de los ciudadanos.

  • ¿Se reconocerá algún día la labor regeneracionista del partido?

Seguro que sí; de hecho, en parte ya se está haciendo. Personalmente, personas de diferentes ideologías me reconocen continuamente la labor realizada en el Parlamento Vasco y a muchos cargos públicos de UPyD actuales o pasados les ocurre lo mismo. Yo me quedo con eso.

  • ¿Por qué no cuajó la formación magenta?

No supimos adaptarnos al cambio social producido a lo largo de 2013 y 2014, fundamentalmente. Y, de pronto, nos convertimos en un partido viejo. Nos faltó visión política, generosidad y humildad. Y, en lugar de eso, nos bunquerizamos. Nuestra labor institucional en el Congreso de los Diputados fue extraordinaria… pero no supimos venderla a la opinión pública. Y, por supuesto, nos pusieron todas las zancadillas del mundo y no supimos o no pudimos sortearlas. Lo de las zancadillas lo cito siempre en último lugar porque esto no dependió de nosotros. Y yo prefiero decirlo todo.

  • El golpe de timón de Ciudadanos hacía el liberalismo más puramente económico. ¿Evidencia aún más las diferencias entre ambas formaciones?

Lo que sobre todo evidencia es que Ciudadanos abandonó formalmente la socialdemocraciaen su última Asamblea, más allá de que la había abandonado por la vía de los hechos tiempo antes. Ciudadanos, legítimamente, decide abandonar un determinado espacio y pelear en el flanco del centro derecha con el PP. Y abraza claramente el liberalismo económico. Además, no se nos olvide, decide acercarse a lo que ellos llaman nacionalistas moderados y arrojar al suelo algunas de sus banderas iniciales, como la lucha contra la imposición lingüística en Cataluña. Esta decisión de Ciudadanos más el hecho cierto de que el PSOE está viejo y perdido y que Podemos es izquierda reaccionaria y populismo, deja un espacio inmenso en el centro izquierda que espero algún partido político lo ocupe cuanto antes. Porque hay millones de ciudadanos que lo reclaman.

  • ¿UPyD murió de personalismo?

UPyD sigue viva pero debilitada y está fuera del Congreso de los Diputados. Y se debilitó por los hechos señalados más arriba. Además, y eso no lo he dicho antes pero lo añado ahora, tuvimos una serie de problemas internos que no supimos resolver, además de traiciones varias que no pudimos parar a tiempo.

  • ¿El siguiente paso es Ahora?

Yo he decidido explorar vías y caminos nuevos, siempre pensando en España y la situación política y social en la que se encuentra, porque no podemos olvidar el momento político que vive España. Soy de los que no puede estar de brazos cruzados y por eso, junto con Guillermo del Valle, portavoz adjunto de Plataforma Ahora, inicié esa vía hace ahora cuatro meses. Porque soy un ciudadano comprometido y es fundamentalmente ver la situación política del momento y obrar en consecuencia. Ahora hemos conformado un grupo de gente extraordinaria y sumamos nueva gente cada día en todas partes de España. Nuestro objetivo es sumar, porque estamos convencidos de que quienes pensamos políticamente igual o parecido, debemos caminar juntos. La unión hace la fuerza. Y lo importante son las ideas, no las siglas.

  • Ahora se define como “Socialdemócrata, Europeísta, Laica, Regeneradora y Antinacionalista” Símbolos que históricamente ha defendido la izquierda, ¿Son ustedes de izquierdas?

Sí. Reivindicamos la izquierda cívica e igualitaria, es decir, progresista: la auténtica izquierda que antepone la lucha por la desigualdad y la justicia social a cualquier otra cosa. Esa izquierda capaz de ser alternativa a los corruptos y a los recortadores sociales pero también a los independentistas que quieren romper España. Esa izquierda que hay que construir.

  • ¿Cuál es el horizonte de una plataforma como Ahora?

El siguiente paso es abrir una ronda de contactos con plataformas, colectivos, asociaciones y partidos políticos ubicados en el espacio de la izquierda cívica y que comparten nuestros principios e ideas y tratar de sumar fuerzas y ayudar a conformar una alternativa que al menos condicione la política nacional, lo cual, por cierto, no quiere decir que vayamos a ser un partido político, cosa que, por otro lado, tampoco descartamos. Y el 16 de septiembre celebraremos el acto de presentación en Barcelona, en un acto de presentación que esperamos sea multitudinario. Gente muy relevante ya está confirmando presencia.

  • Entre sus libros favoritos está el último ensayo de Antonio Muñoz Molina: Todo lo que era sólido. Si bien aquel título está extraído de una cita marxista más extensa –“Todo lo que era sólido se desvanece el aire”-, ¿Podríamos definir al nacionalismo de este modo; algo sólido que se desvanece en el aire?

El nacionalismo tiene un principio básico: lo mío es mío y lo tuyo de los dos. Ojalá el nacionalismo se desvaneciera pero no se trata de esperar a que se desvanezca por sí solo sino de que, quienes defendemos los derechos ciudadanos y creemos que es mejor unir que separar o derribar fronteras que levantarlas, les ganemos la batalla política. Al fin y al cabo, no hay nada más reaccionario que el nacionalismo, tanto los pequeños que pretendes romper España como los nacionalismos de Estado que impiden la construcción europea.

  • ¿Qué es Cataluña?

Una región de España donde habitan ciudadanos españoles, como en cualquier otra parte de España. Y ahora, una comunidad autónoma gobernada por políticos irresponsables, hacedores de un golpe de Estado que el Gobierno de España debería haber parado hace tiempo.

  • ¿Es España una nación de naciones?

No. Y que el PSOE, con lo que ha sido el PSOE, defienda tal cosa es un desastre para todos. España es un país y un Estado de Derecho y debería ser un país de ciudadanos libres e iguales en derechos y obligaciones, sin privilegios, pactos fiscales o desigualdades de ningún tipo, no una suma de territorios enfrentados. Y un país donde se atienda prioritariamente a esos millones de ciudadanos afectados por la grave crisis económica, por cierto.

  • Cataluña reclamó en 2010 un concierto económico con el que quería emular a los fueros vasco y navarro. ¿Era esa la solución o solo otro alto más en el camino?

La solución no es repartir privilegios a unos frente al resto sino que no haya privilegios de ningún tipo y se garantice más igualdad, no menos. El problema es que los principales partidos políticos defienden el Concierto Económico vasco y el Convenio navarro, lo cual les impide oponerse a un pacto fiscal para Cataluña de manera creíble y coherente. Los que más tienen no suelen querer aportar a la solidaridad interterritorial pero quienes defendemos el progresismo debemos oponernos a sus intenciones. Y, por lo tanto, garantizar un Estado más justo y más igualitario.

  • ¿Qué tiene de placebo el federalismo –al estilo alemán- planteado por ciertos sectores políticos de este país?

A mí el federalismo me parece razonable, siempre que sea simétrico e igualitario, es decir, defienda la igualdad de los ciudadanos y sirva para clarificar las competencias de las Comunidades Autónomas y del Gobierno de España, el cual debería disponer de una serie de competencias indelegables, lo cual exige una reforma constitucional, cosa que defendemos desde Plataforma Ahora. España no puede ser un puzle de territorios enfrentados sino un país de ciudadanos libres e iguales.

  • Hace una semanas una pancarta de Miguel Ángel Blanco volvió a evidenciar las desavenencias entre partidos, ¿Las diferencias entre partidos es hoy mayor que en aquellos años?

El problema es que algunos han querido utilizar un hecho terrible como el de Miguel Ángel Blanco para sacar ventaja política. Y me refiero a los que han puesto pegas para homenajearlo. Que Podemos no haya querido homenajearlo es una indecencia mayúscula. Miguel Ángel es un símbolo de la democraciay los demócratas debemos asegurar la derrota definitiva de ETA, con vencedores y vencidos, Justicia para las víctimas, verdad, reparación y memoria.

  • ¿Se han usado las víctimas terroristas como instrumentos políticos?

Lo más grave que ha ocurrido es que ha habido quienes nunca las defendieron. Ni a ellas ni las iniciativas tendentes a la derrota de ETA. Sin ir más lejos, el PNV apenas movió un dedo para acabar con ETA o puso todas las excusas posibles para no implementar las medidas necesarias para lograrlo, razón por la cual el terrorismo de ETA perduró tantos años.

  • ¿ETA murió o la mataron?

ETA ha sido derrotada policialmente, gracias fundamentalmente a la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la movilización ciudadana, la colaboración internacional y la ley de partidos. Falta lograr su derrota política, esto es, hacer frente al proyecto totalitario que siguen defendiendo. Y desterrar el odio que habita todavía anida en una parte de la sociedad vasca, aunque sea una parte muy minoritaria. Y siempre defender el Estado de Derecho y la democracia.

 

Fuente: http://diario16.com/psoe-parece-sigue-sin-entender-izquierda-nacionalismo-conceptos-antiteticos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *