30 Sep 17

“Se han acostumbrado a escupir sobre el resto de españoles”

web

A Félix Ovejero (Barcelona, 1957) le desespera tener que desmontar continuamente las mentiras del nacionalismo pero no son tiempos estos para ponerse de perfil. El pensador aún cree que una izquierda anti independentista es posible en España y responsabiliza al PSOE y Podemos de transigir con el nacionalismo, la forma superlativa de xenofobia.

 

¡Qué aburrimiento esto de Cataluña!

 

Fíjese. Sí, ojalá pudiéramos estar hablando de poesía. Pero todo parece conducir a lo mismo. Y es obligado no ponernos de perfil. De eso iba, en el fondo, El compromiso del creador, mi penúltimo libro, de la obligación de no ignorar los retos y de mirarlos con afán de verdad.

 

¿Qué es lo que no se ha querido hacer aquí?

 

El problema en Cataluña es que nos enfrentamos a una ideología, el nacionalismo, profundamente reaccionario y que se debería combatir como el machismo o el racismo. Y no importa que lo defienda una persona o un millón. Eso no lo hace mejor. En virtud de que participamos de un rasgo étnico o cultural, tenemos unos derechos que negamos a los demás. Para empezar la condición de ciudadano. La idea de que se pueda levantar una frontera y convertir a tu conciudadano en extranjero es, se mire como se mire, una forma superlativa de xenofobia.

 

Hombre, si el elemento común de una identidad es la lengua entonces los cientos de millones de personas que hablamos español tendríamos una nación.

 

¡Claro! Pero piense que usted vive en Madrid y yo en Barcelona y tenemos más que ver con alguien que vive en París o en Nueva York que con un campesino del valle de Arán o de Limoncito, en Bolivia. La identidad sostenida en la lengua es una patraña incompatible con la buena ciencia. Sin olvidar, claro, que la lengua común y ampliamente mayoritaria de los catalanes es el español.

 

Siempre se habla de una mayoría silenciosa frente al nacionalismo. ¿Por qué no se manifiesta?

 

En un artículo de 1996 llamado Mentiras públicas, verdades privadas expliqué siguiendo a Timur Kuran que si estás escuchando a algo que parece que una mayoría sostiene aunque sea una patraña, o te callas o reajustas tus preferencias al gusto del grupo. Mi esperanza es que de ese 10% de discrepantes públicos pasemos al 30%. A partir de ahí el coste de la discrepancia empieza a disminuir y otros se suman para recordar que el rey está desnudo.

 

Usted culpa a la izquierda.

 

La izquierda, por diversas circunstancias, parece arrogarse la autoridad moral para determinar si una causa es noble y ha validado el nacionalismo. No se dan cuenta que no hay ninguna diferencia conceptual entre que unos cuantos catalanes decidan que se marchan con lo que es de todos, una parte del territorio político, a que por ejemplo, los españoles decidamos no contar con Extremadura porque son más pobres. No hay nada más comunista que el territorio político en el que todo es de todos sin que nadie sea dueño en particular de nada. Es sencillamente ser ciudadano, cada uno de nosotros, sea de donde se sea.

 

¿Por qué la izquierda que ha abanderado la lucha contra el machismo, la igualdad de los homosexuales… se muestra tan complaciente con algo tan discriminatorio como el nacionalismo?

 

Eso merece un análisis más detallado. Hay una presencia importante de las élites catalanas en la constitución ideológica de la izquierda que legó el franquismo. No hay que olvidar que durante el franquismo tuvimos una situación privilegiada material y socialmente y ahí germina una cohorte que ocuparía una parte importante de los puestos de decisión. Ha facilitado la extensión de un relato falso. Por ejemplo la izquierda sostiene que la Guerra Civil fue una guerra contra el nacionalismo cuando en Andalucía o Salamanca hubo más personas represaliadas que en el País Vasco… Todos esos mitos son falsos. Y luego la persecución de la identidad. En realidad, el problema, por lo menos a partir de los 60, no era tanto publicar en catalán, como publicar a Marx. Repase premios literarios, revistas…

 

Ese afán de la izquierda por aferrarse a cuestiones como la identidad puede deberse a que la derecha ha ocupado las posiciones socialdemócratas.

 

Desde luego, pero cualquiera que acuda a la izquierda del siglo XIX y la compare con la del XX, se daría cuenta de que estaba comprometida con el racionalismo y con el progreso, es crítica con la religión y las identidades nacionales. Marx tiene en mente la idea de nación que surge de la revolución francesa como un conjunto de ciudadanos que se compromete a defender sus derechos y libertades, y desprecia las naciones sostenidas en la identidad o la etnia. La izquierda, nuestra izquierda, para ser exactos, ha buscado los peores recambios. Por cierto, que el postmodernismo allanó el camino al extender semillas irracionalistas.

 

¿Qué es una nación?

 

En el sentido en el que lo usan los nacionalistas es una noción analíticamente estéril y habría que abandonarla como se hizo con el flogisto. La nación es un concepto que los nacionalistas políticos ponen en circulación para hablar en nombre de ella. Los intentos de definir esa idea colapsan. ¿Qué es? Un conjunto de individuos que tienen en común una característica que es objetiva, cultural, y en ese caso es falsa empíricamente, a poco que precisemos la cultura a la que se apela; o es subjetiva, como individuos que creen que son una nación, en cuyo caso es circular. Claro, siempre es posible encontrar personas que comparten visión del mundo. Y aún más los ricos concentrados territorialmente. Pero nadie consideraría hacer un referéndum para romper la comunidad política.

 

La izquierda ha comprado este identitarismo.

 

Indudablemente. El problema más importante que tenemos es que ahora, gente como Iglesias y Colau hablan de destrozar España cuando hemos conseguido una nación de ciudadanos y de identidades múltiples (por qué es más importante que yo sea catalán que mi identidad de clase, sexual o religión). ¿Por qué volver a la idea de tribus y comunidades que en realidad son encapsulamientos? No son reales empíricamente. En Cataluña no hay más que un 33% que piensa así y que obligan a la mayoría a ahormarse a la supuesta identidad que, lo repito, es una invención.

 

Lo primero que hace la izquierda no nacionalista en sus manifiestos es decir que al menos no son del PP o Ciudadanos. Como si eso fuese una tara.

 

Esa izquierda con la que yo me he sentido afín sufre de una alergia anti PP que no tiene ningún tipo de justificación. La izquierda debería reconocer que el mejor ejemplo de activismo fue el del PP y PSOE en el País Vasco durante los años de plomo. Eso sí que es luchar por las libertades y no lo de Colau.

 

La posición de Colau es poco clara…

 

En Economía existe un concepto que es el coste de oportunidad (una decisión cuesta respecto a la mejor alternativa que se puede tener). Entonces el coste de oportunidad de Colau es cero porque ¿qué hacía antes de ser alcaldesa? Por eso no firma la participación del Ayuntamiento en el referéndum porque puede perderlo todo si la inhabilitan. Le recuerdo que los del PP y PSOE en el País Vasco se jugaban la vida. Por eso, lecciones de democracia al PP, ninguna.

 

El cordón sanitario de la izquierda existe.

 

Claro. El PSOE ha ido cediendo su espacio al PP y ahora lo único que le queda es el nacionalismo. ¿Cómo es posible que en España la izquierda permita que se establezcan barreras por motivos lingüísticos? No se dan cuenta que un médico de Extremadura ya no puede encontrar trabajo en un hospital de Manresa… Claro que para los catalanes nacionalistas es mejor que no venga nadie a desmontarles el chiringuito.

 

¿Sigue siendo de izquierdas?

 

Sí. En los últimos años he entablado relación con los discípulos de Gustavo Bueno y en esos chicos hay esperanza para la izquierda… Es una escuela de pensamiento vertebrado que le da sopas con hondas a la gente de la Complutense, que por cierto es malísima. No me extraña que haya salido de ahí lo que ha salido.

 

¿Y Pedro Sánchez?

 

Es un tipo que es inane, inconsistente. Se le nota en cómo habla, en cómo petardea… Vive del eco.

 

Dicen que la presencia de la Guardia Civil y la Policía Nacional aumenta el número de indepes.

 

Eso es ignorancia. Ha sido un juez que instruía una causa que tenía que ver con el manejo ilegal del censo. Pero la gente no está informada… ¿Acaso se han soliviantado los votantes del PP cuando la policía ha entrado en la sede del partido?

 

Pero la gente parece no estar contenta de que la Guardia Civil…

 

Lo que pasa es que se trata de reconocer una realidad que puede ser tensa. Por eso, las declaraciones de los empresarios me parecen vergonzosas. Dicen que hay que ceder en favor de gente que quiere romper una comunidad. ¿Y por qué no en favor de esa mayoría de catalanes olvidada desde hace años? Algunos políticos catalanes se han acostumbrado a escupir sistemáticamente (diciendo que los españoles son unos gandules que nos roban…) sobre el resto de españoles. Lo raro es que no me den dos hostias cuando digo que soy catalán.

 

Pero los catalanes parecen dispuestos a creerse las mentiras. Y el independentismo ha pasado de un 20% a un 48%…

 

Es propaganda. Todo empezó con las mentiras de las balanzas fiscales que ya se han desmontado en muchas ocasiones. Hay que repetir el mensaje hasta que cale y se revierta la situación.

 

¿Hay miedo a lo que pueda pasar mañana?

 

Esa clase media acostumbrada a venir a manifestarse se va a bajar del burro porque teme que las CUP se vayan a desmadrar. Ese segmento ya estaba menos presente en las últimas diadas… Luego queda esa parte que es Kale Borroka y no hay que olvidar las enseñanzas del País Vasco. Dijeron que si Otegi iba a la cárcel se armaría Troya… Y no pasó nada. Al contrario. La sensación de impunidad hubiera acobardado a los que no estaban con ETA.

 

¿Ha actuado bien Rajoy?

 

Su gran error es haber creído las palabras de tipos que decían que no iba a pasar nada. ¡Es que Pinochet estaba al lado de Allende antes de darle el golpe! ¿Cómo Soraya se ha podido tragar los cuentos que le contara esta gente?

 

Hay gente no independentista que defiende que se celebre un referéndum legal.

 

¿Y aceptar que hay una unidad de decisión legítima? Es como si dijéramos que los varones vamos a votar y que privamos a las mujeres del derecho al voto. Esas cosas son ilegítimas. No se puede votar privar de derechos a los otros. Eso es chantaje.

 

Usted es fundador de Ciudadanos.

 

Aquí en Cataluña son héroes morales. Sí creo que han cometidos dos errores: abandonar la socialdemocracia por un proyecto liberal inconsistente y rebajar la crítica al nacionalismo.

 

¿Qué ha perdido Cataluña en estos años?

 

Civilización, libertad… Ahora Cataluña es más paleta que antes. Después de la Guerra Civil cualquier persona podía llegar a Madrid o Barcelona e integrarse porque a nadie le importaba de dónde venía. El nacionalismo tuvo que construir una identidad asociada al mito de una visión compartida del mundo, vinculada al idioma… Es absurdo. No tienen en cuenta que han intentado construir una nación étnica sobre un cuadro social y demográfico que no responde a esas expectativas porque la mayoría habla castellano.

 

¿Hay hueco para otro partido de izquierdas?

 

En España hay un hueco a la izquierda para un partido que se atreva a decirle a Podemos que han recuperado el carlismo, las comunidades de identidad que son asfixiantes y que además defienden las religiones más reaccionarias. Un nuevo partido debería recuperar un ideario muy sencillo. Igualdad y eficacia. Y que cualquiera en España pueda acceder en su propio país a la posición que sea solo por los méritos requeridos de ese particular oficio; no por si participa de las particularidades de la tribu como es el idioma. Eso es muy difícil de construir.

 

Ada Colau me dijo que no era independentista.

 

No es nada. En el momento en el que hubo el atentado en las Ramblas te puedo decir que tanto Colau como Puigdemont estaban desbordados. ¿Qué sabían de gestionar un atentado? Y de pronto tenían que tomar decisiones de adultos y afrontar la idea de que había muertos. Los que viven en esa perpetua adolescencia creen que todo les sale gratis. El día de los atentados, Rajoy debería haber asumido el relato porque estábamos en medio de un ataque terrorista. Pero el Estado estaba acomplejado y la manifestación acabó en manos de la Asamblea Nacional Catalana.

 

Se habla de la sentencia del Constitucional respecto al Estatut como el origen de todo.

 

Eso es mentira también. Nadie quería el Estatut. El mismo mes en el que el PSOE empezó a hablar de ello, se había publicado una encuesta en la que se decía que Cataluña era la comunidad más satisfecha con su autonomía… ¡Qué pena tener que estar recordando esta basura de datos! Ahora podríamos estar hablando de poesía…

 

Autor:Emilia Landaluce

Fuente: https://amp.elmundo.es/opinion/2017/09/30/59ce85e9268e3ed6108b468e.html

29 Sep 17

La Plataforma Ahora muestra su apoyo a las concentraciones pacíficas en defensa de la unicada cívica de España

web

29 de septiembre de 2017- “Es nuestra obligación defender los derechos ciudadanos de todos”. Así manifestaba el portavoz de Plataforma Ahora, Gorka Maneiro, que “participaremos en cuantas concentraciones y manifestaciones se convoquen y desarrollen en defensa de la unidad cívica de España, la Constitución Española y la democracia frente al golpe dado por los independentistas catalanes”. En esta línea, Maneiro anima a la ciudadanía a “tomar partido y participar en dichos eventos”.

En esta línea, el portavoz de Ahora, defiende que “como ciudadanos libres que somos y preocupados por el golpe dado por los independentistas catalanes, debemos defender la unidad cívica de España, la Constitución Española y la democracia”.

Un motivo por el que “volvemos a exigir al Gobierno de España y a los partidos políticos democráticos que unan sus fuerzas para detener este golpe contra la democracia e impedir la celebración del referéndum ilegal este próximo domingo”. Y para lograr dichos objetivos, desde Plataforma Ahora abogan por “utilizar todos los instrumentos que nos confiere el Estado de Derecho que disfrutamos y aplicar todos los artículos de la Constitución Española, incluido el artículo 155, el cual, sin duda, tendría que haberse aplicado mucho antes”. Igualmente, añade que “queremos recordarles que será inaceptable cualquier tipo de componenda posterior con los golpistas que lesione la igualdad, el bien común y el interés general”. En ese sentido, “rechazamos expresamente ningún tipo de acuerdo que confiera a Cataluña un sistema fiscal privilegiado, del tipo que ya disfrutan (injustamente) tanto el País Vasco como Navarra”.

Todo esto, tal y como explica, “lo hacemos en coherencia, y tras leer nuestro manifiesto el pasado miércoles en Madrid con presencia de Fernando Savater, Cayetana Álvarez de Toledo, Andrés Trapiello, Felix de Azúa o Luis de Velasco”. Un manifiesto, impulsado por Ahora, abierto a la ciudadanía y que cuenta con el apoyo de más de 3.000 firmas en la plataforma change.org

Para concluir, Gorka Maneiro insiste en apoyar expresamente a “los demócratas que están siendo señalados y perseguidos en Cataluña, a los miles de ciudadanos comprometidos con la democracia y a la Guardia Civil y Policía Nacional por la labor que llevan tiempo realizando”.

29 Sep 17

Savater: “Hay una cobardía generalizada en España, también entre los intelectuales”

web

“Los intelectuales somos como las putas: vivimos de gustarle a la gente”, ha sentenciado el filósofo y escritor Fernando Savater este martes. El autor de Ética para Amador se ha pronunciado así en la rueda de prensa en la Asociación de Editores de Madrid que le ha otorgado el Premio Antonio de Sancha 2017. La institución reconoce “su trayectoria personal e intelectual” y “su defensa del libro y la cultura como elementos indispensables en la educación y en el desarrollo intelectual y ético de las personas”.

Las palabras de Savater se enmarcan en una crítica que ha hecho a la actuación de los intelectuales españoles respecto a la coyuntura que se vive en Cataluña. “Nadie quiere dejar de gustarle a una mayoría”, ha afirmado, convencido de la falta de reflexión de los pensadores en este momento político crucial. A su entender, “hay una cobardía generalizada en España, también entre los intelectuales”, que hace a los eruditos “arrastrarse” con tal de no perder adeptos. “Esa es la enfermedad que los intelectuales han desarrollado en este país”.

Savater (San Sebastián, 1947) ha considerado que el referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña es “una agresión a la ciudadanía de los españoles”. El escritor no piensa que haya una nación catalana, sino exclusivamente “en un sentido cultural”. En un breve repaso de la historia de Cataluña, ha concluido que su separación de España sería como “volver a una época medieval”. “Que no vuelvan los privilegios feudales”, ha expresado.

Lectura inagotable

Autor de más de medio centenar de obras, ensayista, articulista en EL PAÍS, Savater se ha lamentado de que su capacidad de seguir produciendo textos se haya agotado. “No es que no quiera escribir, es que no puedo”, ha reconocido. Así ha ratificado lo que venía anunciando desde la publicación de su última obra, Aquí viven los leones, en 2015. “La fuente se secó definitivamente y no habrá más libros”, ha dicho conmovido. Aun así, no pretende abandonar su mayor afición: “Yo de lo único que no me jubilo es de leer”. Sus lecturas predilectas las encuentra en la literatura francesa, aunque ha contado que cada verano relee alguno de los libros de Pío Baroja, su favorito.

Savater ha agradecido el reconocimiento del galardón, aunque ha afirmado que “las condecoraciones no hay que pedirlas, rechazarlas ni ponérselas”. También ha admitido sentirse afortunado de que le otorguen premios por hacer algo que le gusta, como es el hecho de leer. Por eso mismo, le cuesta creer que haya personas que no disfruten de la lectura y, en ese sentido, no sabe qué decirle a la gente para invitarla a adentrarse en los libros, sino solamente a través del ejemplo. “Los libros son como las medicinas”, ha sugerido, “hay que consumirlos según lo que le duela a uno”.

El Premio Antonio de Sancha se otorga anualmente a personalidades destacadas en la promoción y la defensa del libro y la lectura, en homenaje al considerado como el primer editor español. Entre los ganadores de ediciones anteriores se encuentran el poeta Luis Alberto de Cuenca (2016), la historiadora Carmen Iglesias Calvo (2015), el filósofo Emilio Lledó (2014) y el Nobel hispanoperuano Mario Vargas Llosa (2013).

Autor: Alejandro Mendoza Arriaga

Fuente: https://elpais.com/cultura/2017/09/26/actualidad/1506441171_622064.amp.html

28 Sep 17

La directora del instituto que no abrió el 9N avisa que si la Fiscalía no “espabila”, “muchos” colegios abrirán

web
Avisa de la complicada situación de los directores de los centros, mientras la consejera de Educación está “tan tranquila”

La directora del IES Pedraforca de L’Hospitalet de Llobregat que se negó dar las llaves del centro para la consulta del 9 de noviembre de 2014, Dolores Asenjo, ha advertido este miércoles a la Fiscalía de que “si no se espabila”, “muchos centros” educativos acabarán abriendo sus puertas el próximo 1 de octubre para que los catalanes puedan votar el referéndum soberanista previsto para ese día.

Así lo ha señalado a las puertas del Congreso, donde ha acudido junto a los miembros de la Plataforma Ahora, integrada entre otros por el filósofo Fernando Savater, la periodista Cayetana Álvarez de Toledo o el exlíder de UPyD Gorka Maneiro, para dar lectura a una comunicado en defensa de la unidad cívica de España frente al “golpe a la democracia” promovido por los independentistas catalanes.

LOS DIRECTORES, ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

Asenjo ha señalado que los Mossos d’Esquadra “no están mucho por la labor” de precintar los colegios y que, si no cumplen las órdenes que la Fiscalía ha dado en este sentido, éstos acabarán siendo “ocupados” por partidarios del referéndum. “Creo que es muy posible que en muchos centros se llegue a votar si la Fiscalía no se espabila”, ha resumido.

A su juicio, los directores de colegios catalanes vivirán una situación “complicada”, tanto si son favorables al referéndum como si no, porque, por un lado, se les está pidiendo que “colaboren” pero, por otro, a partir del 2 de octubre seguirán dependiendo de la Consejería catalana de Educación, a la que resulta “muy difícil” desobedecer o enfrentarse.

En este punto, ha apuntado que a quien de verdad habría que pedir cuentas ante lo que pueda suceder en los próximos días en los colegios catalanes no es a los directores, sino a la consejera de Educación de esa comunidad, Clara Ponsatí, “que está tan tranquila”.

LLAMAMIENTO A LA UNIDAD DE LOS PARTIDOS

Antes de hacer estas declaraciones, Asenjo ha dado lectura a un comunicado junto al que fuera líder de UPyD Gorka Maneiro, un texto en el que los firmantes llaman al Gobierno y a todos los partidos a unir sus fuerzas, detener este “atropello democrático” que están llevando a cabo los independentistas en Cataluña, impedir la celebración de un referéndum “ilegal”, salvaguardar los derechos ciudadanos, garantizar la unidad de España y defender la democracia.

Para ello, la Plataforma Ahora reclama que se apliquen de manera “estricta y rigurosa” el ordenamiento jurídico y la Constitución con “celeridad” y de manera “indubitada”, que impidan “cualquier tipo de impunidad” y que eviten llegar a posteriores “componendas” a los nacionalistas que “perjudiquen la igualdad, el bien común el interés general”.

Fuente: http://www.eldiario.es/politica/directora-instituto-Fiscalia-espabila-colegios_0_691181274.html

26 Sep 17

«A quien tenían que detener es a la consejera de Enseñanza», Dolores Agenjo

web

Dolores Agenjo fue la única directora de instituto que el 9N se negó a abrir su centro para la consulta

Dolores Agenjo (Barcelona, 1955) fue la única directora de instituto (Pedraforca, en Hospitalet) que el 9N se negó a abrir su centro para esa consulta.

-¿Por qué no facilitó las llaves?

-Porque era ilegal. Los directores habíamos recibido una carta de la delegación del Gobierno diciéndonos que podíamos incurrir en un delito. Los directores somos responsables de los centros incluso en vacaciones y un director no tiene por qué realizar actos políticos y menos si son ilegales.

-¿Qué sintió al saberse que era la única?

-Me lo imaginé. Conozco a mis compañeros y había dos más en Hospitalet, pero al final cedieron. Aquel día recibí una llamada. «Eres la última que quedas», me dijeron. En fin, la directora de Servicios Territoriales [Consejería de Educación] me presionó hasta el último momento para que entregase las llaves y la clave de la alarma.

-Tuvo que soportar insultos

-Ya el mismo día cuando abrí el correo electrónico encontré muchos insultos y alguno hasta deseándome la muerte.

-¿Por qué decidió ser testigo de cargo contra Artur Mas?

-Pedí testificar porque cuando la consejera Irene Rigau dijo que toda la organización del 9N la habían hecho los voluntarios me quedé pasmada ante tanto cinismo y cobardía. Entregué los correos de los directores de Hospitalet donde quedaba constancia de la presión y de que por ella entregaban las llaves a Servicios Territoriales. En el juicio no se recogió. Me llamó mucho la atención.

-¿Ahí surgió su activismo?

-Colaboro con Sociedad Civil Catalana y soy portavoz adjunta de Plataforma Ahora (contra el secesionismo), pero siempre he tenido la convicción de que el nacionalismo es pernicioso, egoísta y revolucionario. Ha ido envenenando Cataluña desde hace mucho tiempo.

-¿El 1-O será igual al 9N?

-La diferencia es muy grande. Ahora el clima es prerrevolucionario, de revueltas. Tenemos un Gobierno insurrecto, en rebeldía, desobedece a los jueces, a la Constitución. El clima es peor. En las televisiones aparecen algaradas y parece que Barcelona está levantada y no es cierto. Son una minoría que arma mucho ruido.

-¿Ve animadversión hacia la policía?

-Esa es la percepción del nacionalismo, el resto estamos encantados con su presencia y con las detenciones. A quien tenían que detener es a la consejera de Enseñanza, que dice que abrirá los colegios. La policía nos tiene que defender porque estamos sometidos a un Gobierno que nos intenta coaccionar para incumplir leyes.

Autor: Mercedes Lodeiro

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2017/09/24/colegios-municipales-barcelona-figuran-sede-electoral/0003_201709G24P3991.htm

 

25 Sep 17

Savater, Maneiro y Dolores Agenjo llevan al Congreso un manifiesto en defensa de “la unidad cívica de España, la CE y la democracia”

web

Será este miércoles,las 12 horas, cuando se concentren en la puerta del Congreso para darle lectura y posteriormente entregarán una copia a los grupos políticos constitucionalistas

 Está previsto que acudan a la lectura del manifiesto, en señal de apoyo, Cayetana Álvarez de Toledo, Andrés Trapiello y Luis de Velasco, entre otros.

 

25 de septiembre de 2017- Plataforma Ahora ha elaborado un manifiesto en defensa de la unidad cívica de España, la CE y la democracia, al que van a dar lectura el miércoles, a las 12 horas, en la puerta del Congreso y posteriormente entregarán a los grupos políticos constitucionalistas. A la lectura del manifiesto acudirán Fernando Savater, Dolores Agenjo y Gorka Maneiro, como promotores. Además, contarán con el apoyo de personas como Andrés Trapiello, Luis de Velasco y Cayetana Álvarez de Toledo.

En el manifiesto, defienden “alzar la voz, tomar partido y defender la democracia frente a quienes pretenden saltarse la legalidad vigente y levantar fronteras entre los ciudadanos españoles”. Asimismo, recuerdan que “el Gobierno autonómico de Cataluña y los partidos nacionalistas han traspasado todos los límites de la legalidad vigente y avanzado en un golpe contra la democracia, provocando de ese modo la división de la sociedad”.

Por ello, piden al Gobierno de España y a los partidos políticos democráticos que “unan sus fuerzas y detengan el golpe contra la democracia dado por los independentistas catalanes, impidan la celebración del referéndum ilegal, salvaguarden los derechos ciudadanos que están siendo vulnerados, garanticen la unidad cívica de España y defiendan la democracia”.

Igualmente, le piden al Gobierno de España y a los partidos constitucionalistas que “apliquen el ordenamiento jurídico y todos los artículos de la CE, impidan cualquier tipo de impunidad para los autores de este atropello antidemocrático que vulnera nuestras libertades y nuestra convivencia pacífica. Y eviten llegar a posteriores componendas con los nacionalistas que perjudiquen la igualdad, el bien común y el interés general”.

En esta línea, el portavoz de Plataforma Ahora, Gorka Maneiro, afirma que “muchos de quienes insisten en dialogar con los nacionalistas lo que están proponiendo es que les demos definitivamente la razón y que cedamos a sus pretensiones. La Constitución Española debe actualizarse, pero no para contentar a los que viven del cuento y del descontento eterno sino para defender más igualdad y más bienestar para todos”. Es decir, añade, “para justo lo contrario de lo que pretenden los nacionalistas”.

Por todo esto, el manifiesto, impulsado por Plataforma Ahora, está abierto a la ciudadanía y publicado en la página change.org, para que cualquier ciudadano pueda apoyarlo. A día de hoy cuenta con casi 3.000 firmas en señal de apoyo.

Savater, Maneiro y Dolores Agenjo llevan al Congreso un manifiesto en defensa de “la unidad cívica de España, la CE y la democracia”

25 Sep 17

Por la unidad cívica de España, la CE y la democracia

web

España, consecuencia fundamentalmente de los nacionalismos periféricos y, especialmente estos últimos años, del nacionalismo catalán, se encuentra en una grave situación política que no sabemos en qué puede desembocar: no es descartable que Cataluña declare su independencia en menos de 10 días. El gobierno de Cataluña se ha declarado en rebeldía y sigue adelante con sus planes secesionistas y el referéndum ilegal del 1 de octubre. Mientras tanto, el Estado de Derecho actúa para detener a los delincuentes e impedir ningún tipo de impunidad… y tal cosa es denunciada por ingenuos y despistados, a los que se han sumado las hordas de Pablo Iglesias, el impresentable Rufián y el terrorista Otegi, siempre dispuestos todos ellos, como bien sabemos, ejem, a rebajar tensiones, calmar a la sociedad, facilitar la convivencia pacífica, defender la ciudadanía compartida y pensar en el interés general. La izquierda reaccionaria otra vez mezclada con el reaccionario nacionalismo. Es obvio que buscan la confrontación civil y el caos, ni siquiera los votos.

Mientras tanto, los partidos constitucionalistas son incapaces de comparecer conjuntamente y defender lo que nos une: la unidad cívica de España, la CE y la democracia. Y el Gobierno de España apunta supuestas “soluciones” para contentar a los golpistas: nada de plantarles política y argumentalmente cara sino reforma constitucional y mejor financiación para Cataluña, como premio a los que incumplen las leyes. Pedro Sánchez, desaparecido, y el PSOE, tibio y timorato: en lugar de mostrar contundencia y defender los postulados clásicos de la izquierda (igualdad, ciudadanía, republicanismo cívico, internacionalismo), reivindica el Estado Federal asimétrico, la plurinacionalidad y la nación de naciones. De movilizar a la ciudadanía ni hablamos. Quizás les dé vergüenza pese a que argumentos hay miles: el primero de ellos y principal, que tenemos la obligación de defender todos los derechos que nos asisten, especialmente ahora que están siendo vulnerados. Y, desde luego, mostrar nuestro indubitado apoyo a esas propias formaciones políticas democráticas que están siendo atacadas en Cataluña.

La pregunta no es qué va a pasar sino qué podemos hacer para que algunas cosas ocurran y otras dejen de pasar. Plataforma Ahora ha elaborado un manifiesto que puede firmarse y difundirse. Dice cosas sencillas, como que “nosotros, ciudadanos comprometidos… deseamos alzar la voz, tomar partido y defender la democracia frente a quienes pretenden saltarse la legalidad vigente y levantar fronteras entre conciudadanos”. Que es “mejor unir que separar, derribar fronteras que levantarlas y vivir juntos que separados”. Que “queremos defender y proteger activamente nuestro Estado de Derecho y las normas que garantizan nuestra convivencia, empezando por la Constitución Española de 1978”.

Para terminar haciendo un llamamiento “al conjunto de los ciudadanos españoles para unir sus voces en defensa de la legalidad vigente, el Estado de Derecho y la propia democracia”. Y al Gobierno de España y a todos los partidos políticos democráticos “para que detengan el golpe contra la democracia dado por los independentistas catalanes, impidan la celebración del referéndum ilegal, salvaguarden los derechos ciudadanos que están siendo vulnerados, garanticen la unidad de España y defiendan la democracia”, cosa que exige la aplicación “estricta y rigurosa de nuestro ordenamiento jurídico y de todos los artículos de la CE”. “Que impidan cualquier tipo de impunidad para los autores de este atropello antidemocrático que vulnera nuestras libertades y nuestra convivencia pacífica. Y que eviten llegar a posteriores componendas con los nacionalistas que perjudiquen la igualdad, el bien común y el interés general”.

Fernando Savater, Dolores Agenjo, Luis de Velasco… y otros ciudadanos haremos entrega de este manifiesto a los grupos constitucionalistas el próximo miércoles, día 27, por la mañana. Y a continuación, a las 12 horas, nos concentraremos delante del Congreso de los Diputados para leer el manifiesto.

¿Quieres acompañarnos? Nos va la democracia en ello.

Autor: Gorka Maneiro

Fuente: http://diario16.com/la-unidad-civica-espana-la-ce-la-democracia/

25 Sep 17

La otra herencia de Franco

web
La izquierda maneja bien “Francia” o “Italia”, pero se atasca en “España” y acude a “Estado español”

Como inauguro sección y no quiero arriesgar, comenzaré por lo seguro, como Rajoy cuando sale por tautologías: Franco hizo mucho daño a la izquierda. Para empezar, lo sabido y últimamente olvidado: la represión recayó fundamentalmente en sindicatos y organizaciones de izquierda. Y se concentró, especial y no sorprendentemente, en las zonas más pobres. Los perdedores habituales, los sin aldabas. Se conocen bien los casos de Sevilla y Badajoz; algo menos, que en Burgos o Santander se fusiló a más gente que en toda la comunidad vasca y eso sin tener en cuenta la enorme diferencia en habitantes.

Con todo, el daño más hondo afectó a las ideas. Incluso a algunas que son condición de posibilidad de la política en tanto comprometen el reconocimiento del interés general, del espacio de ciudadanía. Anecdóticamente, se deja ver en esa izquierda que maneja con naturalidad “Francia” o “Italia”, pero se atasca ante “España” y acude al ortopédico “Estado español”, por cierto, genuinamente franquista. Hay en ello, y bienvenido sea, una saludable prevención ante el nacionalismo español, por lo demás, bastante innecesaria, habida cuenta su condición residual, según muestran distintas investigaciones. Más grave es que la alergia a España arrastra a la idea misma de Estado y, con este, a la del imperio de la ley. No es una broma, porque quien desprecia al Estado y se pitorrea del cumplimiento de la ley desprecia a los más débiles. La ley es el poder de los sin poder.

El bloqueo se extiende hasta en el uso de “ciudadanos españoles”. Como Franco, quien, que yo sepa, jamás usó el sintagma. Algo que, por cierto, ha rentabilizado el nacionalismo al imponer sus metáforas, entre ellas, esa —que viene de la dictadura— de calificar como “emigrantes” a ciudadanos que cambiaron de región en busca de trabajo. El sostén del relato “deben integrarse en una tierra que los acoge, les da trabajo y a la que deben gratitud”. Sobre ese terreno ha levantado su entera maquinaria la destrucción nacionalista del ideal ciudadano. Otra herencia: quienes llegaron sin conciencia ciudadana, por Franco, siguieron dudando de si podían reconocerse plenamente catalanes, de si cumplían los requisitos de identidad establecidos por el nacionalismo. El virus se había inoculado: sí la integración es una cuestión de grados y méritos, hay buenos y malos catalanes. La ciudadanía es cuántica: todos iguales.

Los efectos de la distorsión no son pequeños. Si prescindimos del léxico de ciudadanía mal podemos hablar de derechos y aun menos de redistribución, que solo se puede calificar de justa cuando se produce entre individuos (la otra, esa chatarra de la “solidaridad entre los pueblos”, la caridad, es compatible con agudas desigualdades sociales). El despropósito tiene, si quieren, hasta su escenificación. El pasado julio, cuando en el Congreso de los Diputados el Rey recordó que “fuera de la ley solo hay arbitrariedad, imposición e inseguridad” e Iglesias le reprochó que no hubiera hecho ninguna mención a la pluralidad. De un lado, Kant y el republicanismo. De otro, Savingy y el Volksgeist.

Definitivamente, la culpa es de Franco.

Autor: Felíx Ovejero

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/09/21/opinion/1506011677_593574.html?id_externo_rsoc=FB_CC

23 Sep 17

El referéndum y el “refererundaje”

web

“Una cosa es la libertad y otra, bien distinta, el libertinaje”. Frase lanzada y repetida desde el régimen franquista cuando las iniciativas de lucha ciudadana contra la dictadura arreciaban. Una cosa, nos decían, es la libertad dentro del marco que establece el Régimen y otra, bien distinta y subversiva, el resto que es eso, el libertinaje.

Aquí y ahora estamos en algo parecido. Una cosa es organizar y llevar a cabo un referéndum con todas las garantías democráticas reconocidas tanto en nuestra legislación como en la internacional y otra cosa bien distinta es lo que está en marcha a cargo de la Generalitat y compañía. Lo primero es un referéndum. Lo segundo, si lo hay, es un simulacro, un “referundaje” (no aspiro a que la RAE admita esta palabreja pero con el tiempo quien sabe).

“Votar es democracia” es uno de los mantras lanzados por la Generalitat con su corolario de que los que no permiten votar no son demócratas. Argumento falaz, mentiroso, como la mayoría en este “procès”. El mundo y la historia están lleno de votaciones sin garantía en regímenes no o escasamente democráticos. Tampoco hay que irse muy lejos, basta simplemente rebuscar en nuestra reciente historia. Un ejemplito. El 7 de junio de 1947 se somete a referéndum (atención, referéndum) la ley de Sucesión a  la Jefatura del Estado, sucesor a designar por Franco. Votó según datos oficiales (los únicos que había) un 90 por ciento, a favor cerca del 90.  No fue ni mucho menos la única votación durante el franquismo. ¿Votar es democracia? Depende.

Por una de esas casualidades de la vida, el 1 de octubre fecha del “referundaje” coincide con la de la investidura de Franco como Jefe del Estado, concretamente el 1 de octubre de 1936 siendo ese día celebrado a partir de ahí como “Día del Caudillo” (algunos años después en el colegio nos poníamos muy contentos porque no había clase). Casualidades del destino, no es la misma situación por supuesto. Aunque si uno echa un vistazo al sistema institucional que, según el texto aprobado hace un mes por el Parlament en sesión ejemplar, se quiere establecer en la flamante Republica de Cataluña, hay cosas para echarse a temblar. Para  los que lo elaboraron y aprobaron, Montesquieu ha muerto y Franco vuelve.

Es seguro que no habrá referéndum, no es descartable la farsa del “referundaje” pero hay que evitar esa opción también. Opción que muy probablemente será utilizada por los independentistas, acompañada de cifras  incomprobables de recuento, para que el líder Puigdemont salga al balcón de la Generalitat proclamando, estilo Maciá y Companys, esa flamante república. Un paso más en este lamentable proceso que busca ante todo agudizar las contradicciones y cuyo principal y lamentable efecto es el incremento del enfrentamiento sobre todo entre los propios catalanes y también con y entre el resto de españoles. Un paso más que debe evitarse. Con esto “in mente”, vale la pena una nueva mirada al artículo 155 de la Constitución.

No hay que olvidar en lo que esta columna ha insistido desde hace tiempo (enero del año pasado, ver “El procès como intento de golpe blando”). Estamos ya con ese golpe blando en marcha. Cuando una legalidad se ignora y se sustituye por otra, como ha reconocido el propio Puigdemont y como estamos viendo todos los días salvo que miremos a otra parte, eso es un golpe. El objetivo principal de los demócratas es evitar que se consolide, que triunfe. Lo que ocurra de aquí al 1-O es clave. No descartemos, al contrario, agitación social creciente, incluso con víctimas civiles. Es lo que están buscando algunos, no nos engañemos. Como es también clave evitar esa posible salida al balcón.

Autor: Luis de Velasco

Fuente:https://www.republica.com/el-replicante/2017/09/19/el-referendum-y-el-refererundaje/

22 Sep 17

Parar el referéndum ilegal ……y hacer política

web

Faltan menos de dos semanas para la supuesta celebración del referéndum ilegal en Cataluña. Este referéndum ilegal ha sido auspiciado, convocado y publicitado por los independentistas catalanes con el objetivo de romper España y fraccionar nuestra ciudadanía compartida, a través de un golpe retransmitido en directo contra la democracia. Su pretensión es convertir a los ciudadanos españoles residentes en Cataluña en extranjeros en su propia tierra. Y como dijo Sevi Mora en la presentación de Plataforma Ahora este pasado fin de semana en Barcelona: “El principal responsable es Madrid”.  Y es “Madrid”, es decir, los sucesivos gobiernos de España y los principales partidos políticos supuestamente nacionales porque, durante largo tiempo, asumieron parte de las tesis del nacionalismo que nos disgrega y, en lugar de defender el bien común y el interés general, compraron al menos parte de sus tesis y sus reivindicaciones. Les dieron alas.

Lo urgente ahora es parar este golpe contra la democracia e impedir que tal convocatoria pueda celebrarse a través de los mecanismos legales establecidos en nuestra Constitución. Y en concreto, a través del artículo 155, tal como juristas de reconocido prestigio llevan tiempo pidiendo. Esta decisión debería haberse tomado hace mucho tiempo, cuando el independentismo catalán comenzó a tomar decisiones que amenazaban la convivencia dentro de la propia Cataluña y vulneraban derechos ciudadanos. Sorprendentemente, ninguno de los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados se lo ha exigido al Gobierno de España. Solo eso merecía la correspondiente moción de censura. No solo no la hubo sino que el PSOE y Ciudadanos pidieron a Rajoy justo lo contrario: que no aplicara tal disposición legal… para no enervar a los que viven eternamente descontentos mientras siguen avanzando en la ruptura del Estado.

Antes se asumió el discurso nacionalista y se les concedieron todos los beneficios imaginables a lo largo y ancho de España: traspaso de las competencias de Educación y Sanidad, traspaso del IRPF (33%), del IVA (35%) y de los impuestos especiales (40%), permisividad ante vulneraciones flagrantes de la legalidad vigente —inmersión lingüística—, trato privilegiado y tratamiento como hombres de Estado a algunos de sus dirigentes, asunción de las reivindicaciones nacionalistas en las distintas instituciones, transferencias dinerarias que después financiarían estructuras de Estado, blindaje del Concierto Económico vasco y del Convenio navarro, inversiones millonarias para unos pocos a costa del resto, ausencia de un discurso de Estado que antepusiera el interés general y el bien común a las soflamas particularistas y particulares, excepciones legales para salvaguardar la foralidad y los derechos históricos, guiños a la posibilidad de un pacto fiscal para Cataluña… y vista gorda ante la corrupción política de personas… muy honorables.

Siendo esto así, hay que dar la vuelta a la situación. Y sí, hacer política. Pero política de la buena, no de la mala que hemos padecido. Es decir, regenerar España y defender el bien común, el interés general y los derechos de ciudadanía. Ni nación de naciones ni Estado plurinacionalidad ni Estado federal asimétrico sino igualdad y defensa de la democracia. Y reformas políticas, institucionales y constitucionales. Aunque sea urgente hacerlo, no basta, por tanto, con frenar el órdago independentista. Que no piensen que vamos a conformarnos con que no se celebre el 1O o que vamos a mirar para otro lado cuando se acuerden nuevas prebendas. Efectivamente, hay que hacer política… pero para garantizar más igualdad y más bienestar para todos, no para asumir las reivindicaciones nacionalistas. No entiendo tantos complejos y miedos. Ni tantas cesiones durante tanto tiempo. Ni la posición de la izquierda oficial ante tales hechos cuando es precisamente la izquierda la que tendría que haber sido la más contundente ante los nacionalistas y cualquier cesión a sus postulados. Así que tenemos trabajo: ya mismo, detener el golpe contra la democracia a través del artículo 155; siempre, hacer política. Y una buena forma de demostrar que se apuesta por la buena política… es aplicando el artículo 155.

Autor: Gorka Maneiro

Fuente: https://okdiario.com/opinion/2017/09/21/parar-referendum-ilegal-politica-1339356